Información útil

El agua de calidad es una garantía de salud

El agua de calidad es una garantía de salud

Por desgracia, el agua del grifo deja mucho que desear, y comprar agua embotellada purificada es caro. En este artículo, les ayudaremos a escoger un filtro de agua para su casa.

         El agua no filtrada es peligrosa debido al contenido excesivo de sales y metales, cloro, diversas impurezas en forma de arena, óxido de tuberías de agua, bacterias y virus.

         Antes de comprar un filtro, debería saber que aún no se ha inventado ningún dispositivo universal. Cada filtro está diseñado para un cierto nivel de contaminación y utiliza diferentes métodos de purificación. En consecuencia, debe comprender muy bien los criterios que necesita antes de gastar dinero.

         El primer criterio es la cantidad de agua potable que necesita. En promedio, una persona consume entre 2 y 2.5 litros por día. Por lo tanto, multiplicamos esta cifra por el número de miembros de la familia. Al hacer cálculos del volumen necesario, se recomienda tener en cuenta el doble o triple de dicho volumen como reserva para la preparación de diversos alimentos: cocción de sopas, carne, cócteles, etc.

         Para comprender los demás criterios, es necesario, al menos en términos generales, conocer el modo de funcionamiento de los filtros. Hay varias opciones de purificación de agua:

         Filtración: purificación del agua de impurezas mecánicas: arena y partículas de óxido. El agua se filtra a través de materiales porosos o fibrosos con diferentes diámetros de poro. El grado de purificación de agua y el rendimiento de filtro dependen de la relación entre las dimensiones de los contaminantes y el diámetro de dichos poros. Por ejemplo, los filtros con un diámetro de poro de 0,45 micrómetros o inferior retienen partículas bacterianas y garantizan una desinfección segura del agua.

         Sorción: eliminación de sustancias químicas no deseadas (orgánicas y algunos metales pesados) mediante la interconexión de sustancias innecesarias a través de la interacción intermolecular. La adsorción mejora el sabor y elimina el olor. El adsorbente más común es el carbón activado. Para eliminar las bacterias del agua, a veces sobre las partículas de carbono se aplican iones de plata y yodo. Los filtros que operan bajo el principio de adsorción se caracterizan por el concepto de “capacidad”: el número de contaminantes que puede ser absorbido por el adsorbente. Por lo tanto, habrá que cambiar con regularidad los cartuchos con adsorbente.

          Intercambio iónico: sustitución de iones no deseados por neutros: por ejemplo, calcio y magnesio por sodio en el caso de ablandamiento de agua. El intercambio iónico se usa a menudo para eliminar metales pesados, fluoruros y para introducir en el agua las sustancias necesarias, por ejemplo, flúor y yodo. Los filtros que operan bajo este principio requieren una recarga periódica de reactivos.

         Ósmosis inversa: purificación de agua mediante la filtración a través de membranas semipermeables con un tamaño de poro molecular entre 10 y 500 nanómetros. Este tipo de filtración, por regla general, requiere una presión alta de agua, que se logra por medio de bombas especiales. La ósmosis inversa, dependiendo del diámetro del poro, elimina parcial o casi completamente cualquier impureza, incluidos los componentes minerales.

         Para desinfectar el agua, se usa la irradiación ultravioleta, tratamiento de agua con ozono, con compuestos de cloro activo, iones de plata o yodo. Por regla general, tras la desinfección por un método u otro, el agua requiere un procesamiento adicional a través de un filtro de carbón activado para eliminar los productos de desintegración de microorganismos e iones utilizados para la desinfección.

Tipos de filtros

 Prefiltro

Antes de comprar un filtro de agua, debe pensar en la necesidad de un prefiltro. El prefiltro de purificación mecánica se instala a la entrada de la tubería de agua. Está diseñado para la prefiltración de agua, protege los electrodomésticos y las tuberías de los sedimentos de partículas de óxido y otras partículas que hay en el agua corriente. Tras la prefiltración, el filtro de purificación fina opera con más facilidad: no se obstruye con partículas mecánicas.

Jarras con filtro purificador de agua

A simple vista es una jarra normal y corriente. Se ha de poner agua en el contenedor. Tras pasar por el filtro el agua baja a la jarra. Las jarras con filtro de agua no necesitan tubería de agua corriente ni instalación complicada. Tienen vida útil pequeña (entre 100 y 500 litros), pero se compensa por la compactibilidad y cambio fácil del cartucho de filtro. El mercado ofrece también los cartuchos para filtrar agua dura o filtros con módulos bactericidas.

Tras la filtración es mejor consumir el agua rápidamente y no mantenerla en la jarra durante varios días. Para la filtración puede utilizar el agua tibia o fría, pero nunca caliente; puede dañar el filtro. Se ha de cambiar el cartucho de filtro según las instrucciones del fabricante. Tras un par de semanas de uso, el filtro se obstruye y deja de purificar agua con la debida calidad. Normalmente, un cartucho dura un mes para purificar agua para una familia de cuatro personas.

Filtros de agua para los grifos: filtros con acoplamiento al grifo y filtros de mesa

El agua se filtra bajo presión, por lo tanto, la tasa de filtración es más alta que la de las jarras con filtro purificador de agua. Tienen más vida útil de filtración. Son más cómodos a la hora de viajar, ya que podrá conectarlos al grifo en su chalet o en el hotel, o en cualquier lugar donde esté.

 Filtros de agua de flujo directo fijos

Los filtros fijos se empotran en el sistema de suministro de agua. Los elementos de filtro se instalan debajo del fregadero. Además, se instala un grifo especial que suministra el agua filtrada. Los filtros fijos tienen el mayor la vida útil más larga y alta velocidad de purificación. El sistema tiene varias etapas de purificación, por regla general, son tres. La primera etapa es prefiltración mediante el cartucho de purificación mecánica que elimina el óxido, arena y grandes partículas en suspensión. Tras la prefiltración opera un kit de cartuchos especializados, por ejemplo, el cartucho de intercambio iónico, el cartucho de adsorción, etc. Además, ahora existen cartuchos de materiales más innovadores como Aragón y Catalón. Están diseñados para la purificación fina de agua. Al mismo tiempo cambian la composición de agua haciéndola más beneficiosa y mejor digerida por el cuerpo. Al escoger un filtro, también vale la pena prestar atención en el material de que está fabricado la carcasa de filtro. Si la presión en la tubería de agua es alta (más de 7 atmósferas), deberá comprar un modelo con carcasa de metal. La ventaja de los filtros de agua de flujo directo, a diferencia de los sistemas de ósmosis inversa, es su capacidad de conservar en el agua una pequeña cantidad de sustancias beneficiosas: calcio y magnesio. Además, los filtros de agua de flujo directo tienen la ventaja de que, a diferencia de los sistemas de ósmosis inversa, a la salida suministran al grifo el 100% del volumen de agua que ha entrado en el filtro; por lo tanto, son muy económicos.

Su ventaja indudable es que son muy compactos y ocupan muy poco espacio debajo del fregadero de la cocina.

Filtros de agua de ósmosis inversa fijos

Los filtros de agua de ósmosis inversa también se empotran en el sistema de suministro de agua. El corazón de los sistemas de ósmosis inversa es una membrana de ósmosis inversa. Es un elemento poroso muy fino: ¡sus poros son 750 veces más finos que el cabello humano! Estos poros son capaces de dejar pasar solo las moléculas de H2O.

Todas las demás impurezas se retienen en las paredes de la membrana y se evacuan como agua sucia al alcantarillado. Debe tener en cuenta que, junto con las impurezas nocivas, la membrana de ósmosis inversa también retiene los elementos beneficiosos contenidos en el agua, como el calcio y el magnesio. Como resultado, la membrana produce prácticamente un agua destilada. La proporción de agua producida es la siguiente: después de la membrana de ósmosis inversa, solo el 25% del volumen total de agua que entra en el filtro sale por el grifo; el 75% se evacúa al alcantarillado. Es una desventaja obvia de la ósmosis inversa: drena la mayor parte del agua al vacío. Es, por supuesto, un “dinero perdido”. La ósmosis inversa es apta para la purificación de agua excesivamente dura con un contenido de dureza de 50 °F o más.

 Nanofiltros fijos

Son las últimas y más avanzadas tecnologías en filtración de agua. Los nanofiltros también se conectan al sistema de suministro de agua y se instalan debajo del fregadero de la cocina. El modo de funcionamiento de nanofiltros es similar al modo de funcionamiento de los filtros de ósmosis inversa. Sin embargo, hay una diferencia significativa: los poros de la nanomembrana son más grandes que los poros de membrana de ósmosis inversa. Por lo tanto, dejan pasar una pequeña cantidad de sales de calcio y magnesio: un volumen necesario para el cuerpo humano. Además, debido a los poros más grandes, al grifo se suministra más agua: el 50% del volumen total entrante pasa al grifo y el 50% se evacúa al alcantarillado. Es decir, es más económico que los sistemas de ósmosis inversa.

Si desea escoger un filtro de agua de alta calidad, adecuado para su familia, póngase en contacto con nuestros especialistas.